Cita bíblica: Filipenses 4:1

Introducción:

En temas anteriores hemos venimos aprendiendo de como el Señor en su misericordia nos recuerda de cómo debemos actuar, nos explica el porqué de las cosas, nos alienta, nos exhorta y más… Siguiendo con el estudio del libro de Filipenses, el Espíritu Santo nos viene dando tantos tesoros en los cuales podemos ser mejor para el Señor día a día.

Ahora, Pablo inspirado por el Espíritu Santo nos expresa un detalle del cual debemos poner mucho cuidado. Se ha preguntado usted si Dios lo ama, y como recordarnos eso a diario?

Cuerpo:

Vamos a analizar poco a poco este verso.

Verso 1. “Así que, hermanos míos amados y deseados, gozo y corona mía, estad así firmes en el Señor, amados”.

  • “Así que…” :  Esto pareciera no decirnos nada; pero en el contexto se denomina un derecho. Por ejemplo siendo así, basado en esto, fundamentado en tal cosa…etc. En el contexto, Pablo nos dice que ‘basado en el hecho del amor de Cristo…’ tenemos el derecho de vivir con el gozo del Señor.
  • “…hermanos míos…”: Aquí Pablo ejerce la humildad de recordarse a sí mismo y a los hermanos del valor que ellos tanto como Pablo tienen delante del Señor. Ejercitando así el ejemplo que Cristo dejo, siendo Dios se hizo hombre y nos llamó hermanos también.
  • “…amados y deseados…”: Aquí hermanos (as) tenemos un tesoro del que también debemos aferrarnos. El Señor nos recuerda una vez más, que él nos ama y nos desea… Él desea que le conozcamos, Él desea bendecirnos, El desea que vivamos a su semejanza siempre, Él nos desea! – Cuando usted se enamora, usted desea a esa persona emocionalmente tanto que quiere y anhela poder vivir con esa persona hasta la muerte. Ese amor en lo mejor de su apogeo es el amor que Cristo nos tiene a diario; Él siempre nos ha amado y siempre nos amará.
  • “…gozo y corona mía…”: Pablo recuerda en el amor hacia los hermanos que nada ha sido en vano. Porque nos esperan las coronas en la eternidad, de la cual Cristo nos tiene reservadas.
  • “…estad así firmes en el Señor, amados.”: Esa firmeza es basada en los hechos anteriores, firmes en el amor que Cristo tiene por nosotros, firmes en la eternidad con Cristo, firmes en recordar a diario como Cristo quiere glorificarse en nuestras vidas.

Conclusión:

¿Qué pues hacer?

Estar firmes en su amor, recordando su gracia, ejerciendo la humildad y el amor para con todos, incluyendo el perdón aun a nosotros mismos.

Cristo viene! Aleluya!

Obedezcamos a Dios, hagamos su voluntad, la cual es tener una relación íntima con él; buscándole a toda hora y a todo momento.

Este blog es una extensión de mensajes a Europa y el Reino Unido del ministerio Retornando a las Escrituras.