Cita bíblica: Filipenses 3:1

Introducción:

Se ha preguntado si es necesario leer la biblia muchas veces, cual es la importancia de nunca dejar de leer las escrituras? Por qué se nos llama a mantener una disciplina con la lectura bíblica? Veamos que aprenderemos hoy.

Cuerpo:

En el mensaje anterior, en Señor nos enseñó como debe ser ese carácter correspondiente al Señor y de cómo debe ser nuestra actitud perseverante al servirle. Ahora, este pasaje empieza afirmando un par de cosas.

  1. El Señor nos llama a gozarnos en El…. En otras partes de la biblia se menciona que el gozo del Señor es nuestra fortaleza; y este ha sido un regalo, algo que Dios nos dio cuando nos trajo a sus pies. Por lo tanto es un ejercicio y no algo inalcanzable… es decir, debemos aferrarnos al conocimiento de la gloria de Dios y recordarnos a nosotros mismos que pase lo que pase, debemos gozarnos en Dios, por quien es El y por su amor.
  2. Pablo menciona que repetirles estas palabras no es algo que le molesta a él y que lo hace para que los hermanos estén seguros. Analizando estas palabras, entendemos que el Espíritu Santo nos dice de la repetición y recordatorio de estas palabras… si Pablo se da la tarea de repetirle estos a los hermano, cuanto más nosotros  a nosotros mismos?

Otro verso dice ‘la fe viene por oír palabra, palabra de Dios’. Entendemos que ‘oír’ es atender, prestar atención. Y también vemos que está escrito en presente. Quiere decir que es una acción que debemos practicar día a día.

Recordemos: La palabra de Dios nunca vuelve vacía; la palabra de Dios es viva, nunca muere y siempre se aprende algo nuevo. Las misericordias de Dios son nuevas cada día…. Etc.

Conclusión:

¿Qué pues hacer?

Siguiendo con la perseverancia; seamos perseverantes en la palabra de Dios. Escuchemos su voz, leamos sus misericordias, permitamos que El Espíritu Santo hable a nuestro corazón. Para que la palabra de Dios actué, tenemos que escucharla. Pida a Dios que le de sed de su palabra y busque a Dios mientras pueda ser hallado.

Cristo viene! Aleluya!

Obedezcamos a Dios, hagamos su voluntad, la cual es tener una relación íntima con él; buscándole a toda hora y a todo momento.

Este blog es una extensión de mensajes a Europa y el Reino Unido del ministerio Retornando a las Escrituras.