Cita bíblica: Filipenses 2:16

Introducción:

En temas anteriores, el Señor nos viene enseñando todo con respecto a ser luz resplandeciente de la misericordia de Cristo para el mundo. En cada paso de nuestra vida, tenemos el privilegio y la responsabilidad de llevar a cabo ciertas acciones. Ahora, veamos un énfasis claro al respecto. Se ha preguntado cómo es posible hacer todo eso de acuerdo al Señor? Es acaso fácil recordarlo todo día a día? Veamos que dicen las escrituras.

Cuerpo:

Este pasaje empieza con una declaración también de mando; en el mensaje anterior vimos como el Señor nos MANDA a ejecutar una acción de modo imperativo, es decir nos da una orden de cómo debe ser nuestro comportamiento en algo específico. Vimos que había diferencias entre un consejo y una orden directa del Señor.

Aquí hay otra orden imperativa; pero notemos algo bien interesante en la estructuración de este pasaje:

ASIDOS de la palabra de vida…’ – vemos que la palabra ASIR está en pasado. Esto quiere decir que es algo de lo que ya deberíamos estar altamente ejercitados.

  • Asir: es la acción de aprehender con las manos un objeto o una cosa, o de agarrarse con fuerza a algo, que se traduce como amarrar.

Conociendo ahora el significado exacto, entendemos que Cristo nos manda a que nos aferremos fuertemente a su palabra.

Por ejemplo, si usted de pronto se desliza en un edificio del décimo piso en algún balcón, y logra agarrarse de un tubo o del plafón de ese piso; usted no pensaría ni por un momento soltarlo, sabiendo que al hacerlo usted caería desde ese piso hasta tierra y sabe que sería una muerte segura. Por qué hacemos tal comparación? – simplemente hermano (a), al NO asirnos de la palabra del Señor, sería una muerte segura y esta sería eterna! –Si el bombero viene en ayuda pero necesita hacer tiempo para poder armar la escalera y otras actividades que requieren tiempo, este le gritaría varias veces ‘agárrese bien y por nada se le ocurra soltarse’… y usted trataría con todas sus fuerzas de ser obediente y lo vería como una motivación de parte del bombero. En ningún momento usted pensaría que el bombero está exagerando o haciéndole perder tiempo… su vida corre peligro en esa situación y usted está consciente de ello.

Así nos manda el Señor a concientizarnos del peligro de vivir fuera de su palabra.

Es usted de los que habla con Salmos, vive de cuerdo a los estatutos del Señor? Toma usted la palabra del Señor con seriedad? Está usted atento a lo que Dios quiere decirle cada día? Tiene usted esa disciplina? –No es tiempo de culpabilizarse si no lo es; más bien arrepiéntase y amarre la palabra de Dios a su vida. No la suelte!

Conclusión:

¿Qué pues hacer?

Analicemos pidamos a Dios que ponga en nosotros un corazón obediente a su palabra…

Hijo mío, no te olvides de mi ley,
    Y tu corazón guarde mis mandamientos;

Porque largura de días y años de vida
Y paz te aumentarán.

Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad;
Átalas a tu cuello,
Escríbelas en la tabla de tu corazón…’
Proverbios 3:1-3

Cristo viene! Aleluya!

Obedezcamos a Dios, hagamos su voluntad, la cual es tener una relación íntima con él; buscándole a toda hora y a todo momento.

Este blog es una extensión de mensajes a Europa y el Reino Unido del ministerio Retornando a las Escrituras.