Cita bíblica: Filipenses 1:21-26

Introducción:

Es usted de los que sienten haber perdido la brújula con respecto a su vida? Siente a veces que su vida no tiene sentido y muchas veces se siente confundido con el propósito de vivir? Usted podrá decir que su familia es el propósito de su vida, y muchas veces su lucha no es depresiva ni triste sino en ansiedad por el porvenir… pero que nos dice la biblia?

Cuerpo:

En mensajes anteriores hemos venido aprendiendo como Pablo hace énfasis en tanto en comportamiento como en exhortaciones de cómo debe ser nuestro proceder en la vida cristiana. También aprendimos que aunque las cosas parecieran ir mal, tenemos que seguir sirviendo al Señor y en agradecimiento siempre honrando a Cristo en todo. De tal manera que El Señor mismo se encargará de ordenar nuestros pensamientos, nuestras intenciones, nuestro andar; y Él nos otorgara la verdad, veremos que nada en vano en la vida del creyente. Y aunque el enemigo quiera desalentarnos, no podrá hacerlo, porque Dios sabe lo que hace y lo que permite.

Ahora en este pasaje, vemos como Pablo habla con ligereza sobre la vida y la muerte; pero nos deja bien en claro que las dos cosas son buenas. Recordemos hermanos que morir en la carne es reposar, es dormir. Y vivir es para servirle a Cristo. Aquí no es cosa de que si uno quiere o no, el cristiano se debe a su Señor, servirle, honrarle.

Recordemos también que servirle al Señor, no es solamente predicarle en un pulpito. Servirle al Señor es hacer su voluntad, es hablarle a otros de Cristo, es amar a su prójimo, ayudar a su vecino, ser responsable con su familia, con la iglesia, con la comunidad, respetar su matrimonio, sus hijos, sus padres, honrar y amar a todos. Tiene usted privilegio en la iglesia? En su hogar? O es de los que llegan a recibir nada más? Que está esperando para servirle al Señor?

El tiempo se agota hermanos (as).

Conclusión:

¿Qué pues hacer?

Tome el llamado y sirva a su Señor. Escudriñe su palabra y compártala con todos.

Cristo viene!

Obedezcamos a Dios, hagamos su voluntad, la cual es tener una relación íntima con él; buscándole a toda hora y a todo momento.

Este blog es una extensión de mensajes a Europa y el Reino Unido del ministerio Retornando a las Escrituras.