Cita bíblica: Filemón 1:1-7

Introducción:

En temas anteriores, hemos visto como la biblia nos ha enseñado sobre todo lo correspondiente al comportamiento que debemos tener en la vida cristiana. Y con ello la harmonía, paz y serenidad con que se deben llevar las cosas.

Ahora vemos a un Pablo más amoroso; no que no lo haya sido anteriormente, pero vemos un acercamiento aún más parental que antes.

Cuerpo:

v1.-3. Vemos como Pablo le habla a Filemón, recordándole que sigue preso pero con la sabiduría de seguirle sirviendo a Cristo, y también le comunica que Timoteo es parte de esa carta como coautor; en saludos a un par de hermanos respectivamente nombrados por sus nombres Apia y Arquipo y al igual saludos a la iglesia.

Esto pareciera ser innecesario, pero hemos visto como el Señor permite cada detalle en su palabra, en la cual tenemos la responsabilidad de tomar en cuenta.

Si analizamos bien, la intención de Pablo al nombrar cada uno de los hermanos, incluyendo a Timoteo tiene como misión recordarnos la necesidad de tomar en cuenta a todos los presentes y los que están participando en la obra. Esto es desde el sentido espiritual al igual que desde el sentido emocional. Se pudiera decir que es respeto de parte de Pablo, y por consecuencia amor de parte de Dios.

Usted podría ver con más claridad que esta actitud de compartir un saludo y nombrar a varios, logró de alguna manera hablando, que los nombres de estos personajes también quedaran escritos en las escrituras. Y esto recordemos es un honor que el Espíritu Santo permitió.

V4.-7. Ahora vemos a Pablo, expresar su  amor por Filemón.

Vemos hermanos que el amor que expresa Pablo, ciertamente viene a ser de gran ayuda a Filemón, se sobre entiende que Filemón ha actuado con prudencia y con mucho ánimo frente a la obra. La iglesia parece ser la que da testimonio de eso y estas noticias llegan a Pablo. El reconocimiento que le hace, también es algo que El Espíritu Santo Permitió que quedara plasmado en las escrituras.

Si usted fuera Filemón, le gustaría que su líder le reconociera su buen trabajo y esto le daría más fuerzas para seguir. O me equivoco? –Veamos hermanos que esto no es adulación sino puro testimonio de buenos frutos en la vida de Filemón.

Aquí hemos aprendido dos cosas:

  1. Aunque Pablo no estaba presente, el testimonio de Filemón habla por sí solo y esto nos enseña a añorar tener un testimonio similar, sin mancha.
  2. Adoptar una actitud como la de Pablo con todas las personas que nos colaboran alrededor; vemos hermanos que anteriormente Pablo también hace énfasis en otros libros cuando la disciplina es necesaria, y hasta exhorta de manera fuerte; pero también vemos que esto no quita el ser humildes en espíritu y reconocer las labores de los hermanos a nuestro alrededor. EL que obra para Cristo, el mismo le honrará.

Conclusión:

¿Qué pues hacer?

Leamos la biblia con sed de aprender de Dios cada día, sobre todo porque de esto depende nuestro bienestar y nuestro éxito para vivir. Pero lo más importante es mantener un testimonio limpio delante de Dios que no sirva de obstáculo para nadie. Practiquemos el amor en Cristo.

Obedezcamos a Dios, hagamos su voluntad, la cual es tener una relación íntima con él; buscándole a toda hora y a todo momento.

Este blog es una extensión de mensajes a Europa del ministerio Retornando a las Escrituras.