Abominacion y rebeldia

Cita bíblica: Tito 1:10-16

Introducción: En mensajes anteriores, el Apóstol Pablo le otorga a Tito una lista detallada de las características positivas y negativas de un ministro. Ahora vemos que Pablo hace énfasis en otras características que no solo son negativas, sino también de carácter reprobado.

Cuerpo: A como el Señor viene hablándonos a cada uno en lo particular; recordemos hermanos que cada mandato y exhortación de parte del Señor es para vida eterna.

Desde el verso 10 hasta el verso 16 esta una lista de características específicas, de las cuales no vamos a redundar en ellas. Pero usted puede ver que, en este caso, las palabras que usa Pablo son duras, esto es con mucho filo de parte del Señor.

Incluso se denota en el verso 12, donde el profeta de estos hombres les había profetizado ser “siempre mentirosos, malas bestias, glotones ociosos”.

Aquí vemos una vez mas a como el mensaje anterior, que estos hombres se habían auto proclamado líderes, pero no correspondían serlo de acuerdo con sus propias vidas y mal testimonio. Y Pablo le hace énfasis a Tito que eso que el profeta dice de estos hombres, es cierto y que tiene que reprenderlos duramente.

¿Se puede imaginar usted el choque social que esto iba a producir? ¿¿¿Que un joven enviado por Dios valla y les reprenda por ser malas bestias y glotones???

Hermanos, otra vez repito, esto no es para que usted valla a decirle a quien se le ocurra y llamarle asi, pero si usted ve que ciertos lideres se portan de tal manera, ore por ellos, que el árbol se conoce por sus frutos y aléjese de ellos. Es importante recordar que la autoridad que Tito tenia para reprenderles estaba dada por Dios; de igual manera si el no hubiese tenido esa autoridad, entonces tampoco pudiera reprenderles.

Recordemos, que la biblia nos habla incansablemente de la autoridad y el respeto a ella.

Si le queda duda, vea que Pablo aun vive y este tiene ese deber de mandar a ejercer un llamamiento; pero en el caso de cuando Cristo murió, los discípulos se sometieron al Espíritu Santo y en cada paso, ellos pedían su guianza.

Conclusión:

¿Qué pues hacer?

Librémonos de caer como estos hombres, a como lo dice en el verso 16 ‘abominables y rebeldes’- sujetémonos a Dios de tal manera que vivamos día a día confiando en su mano y su soberanía.

 

Obedezcamos a Dios, hagamos su voluntad, la cual es tener una relación íntima con él; buscándole a toda hora y a todo momento.