Ser idóneos

Cita bíblica: 2 Timoteo 2:1-2

Introducción: en el mensaje anterior vimos como el Señor nos habla a no abandonar a nuestros hermanos en momentos de adversidad, pero se ha preguntado que dice la biblia con respecto a los momentos donde todo parece ir bien? En esos momentos pareciera que muchos perdemos la brújula en cuestiones espirituales.

Cuerpo: Este pasaje empieza con una exhortación de aliento en donde Pablo le dice a Timoteo “…esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús”. Esforzarse requiere de extra esfuerzo, extra disciplina, extra motivación en la que el cuerpo por sí solo no le place hacer. A lo largo de las escrituras esta exhortación se les da a muchos héroes de la biblia, en la que el Señor no solo promete estar con ellos sino también los recompensa.

Quizá usted se sienta sin fuerzas y piensa esperar hasta que las fuerzas vengan por si solas; pero en la vida espiritual hermanos es todo lo contrario; si nos esforzamos en Cristo mientras nos sentimos débiles, entonces Cristo se glorificara en nosotros, porque el esfuerzo hace la diferencia. Y ese esfuerzo hace la diferencia entre el mundo y la iglesia; la biblia dice que el justo cae siete veces y siete veces vuelve a levantarse. Es necesario recordar que el esfuerzo está en nosotros tomarlo o no. Usted puede decidir en ser un cristiano de buen uso o un cristiano inútil, en las buenas y en las malas. Cuando todo vaya bien o todo valla mal; dese cuenta que cuando las cosas van bien es cuando más difícil se nos hace esforzarnos para las cosas de Dios, porque estamos cómodos y muchas veces llegamos hasta poner un límite al Señor.

Luego el verso 2, Pablo hace dos remarcas; le pide a Timoteo de que todo lo que ha oído de él, se lo encargue a los hermanos… pero las características de estos son específicas: que sean fieles e idóneos. Estas dos características marcan la diferencia entre un siervo útil y un siervo inútil al igual que el esforzarse. Es de fieles guardar la doctrina pura e intacta; desde hace un tiempo vemos que la iglesia viene agregando y enseñando cosas que no son parte del evangelio de Cristo con el fin de “mejorar” el mensaje de Salvación. Y es de idóneos enseñar a otros, esto es por la paciencia que se requiere y el deber de comprender que las vidas de estos a quienes se les enseña vienen a formar parte de nuestras responsabilidades. Según el diccionario, la palabra idóneo significa que la persona tenga la aptitud y la disposición para hacer algo; en este caso para enseñar.

 

Conclusión:

Qué pues hacer?

Dispongamos nuestro corazón y nuestra vida al Señor y que sea el haciendo de nosotros un vaso útil para la gloria de su nombre. Bendito Dios que se complació de compartir su amor con nosotros!

Obedezcamos a Dios, hagamos su voluntad, la cual es tener una relación íntima con él; buscándole a toda hora y a todo momento.

* Este blog es una extensión de mensajes a Europa del ministerio Retornando a las Escrituras.

Anuncios