Siguiendo el propósito del evangelio

Cita bíblica: 2 Timoteo 1:8-11

Introducción: En el mundo hemos aprendido a usar nuestros sentidos de percepción y con esto logramos muchas veces tener una idea sobe muchas cosas. Por ejemplo; cuando hay violencia es fácil determinar la gravedad de las cosas porque es algo a simple vista. Cuando hay una enfermedad también podemos determinar que es porque el dolor se muestra de muchas maneras y el cuerpo lo expresa. Pero que sucede cuando nos vemos frente a situaciones que no podemos tener una percepción adecuada o no sabemos cómo determinar qué tipo de reacción tomar? Veamos que dice la biblia al respecto.

Cuerpo: En este pasaje vemos a Pablo haciendo una lista de exhortaciones y razones del porque seguir adelante con el evangelio.

Pablo comienza con una orden imperativa y le dice a Timoteo: “…no te avergüences de dar testimonio…” –nosotros también pasamos por adversidades en las cuales quizá nos sentimos avergonzados; en ocasiones pensamos que las cosas van “mal” porque no salen a nuestra manera o porque el mundo juzgaría que ni Dios nos ayuda… el Señor permite que este malestar quede registrado para nuestro beneficio, porque todos nosotros pasamos por momentos donde pareciera que nada funciona. Pero en versos anteriores Pablo le recuerda a Timoteo y nos habla a cada uno de nosotros por igual, que tenemos el poder de Dios en nuestra vida. Vemos a un Pablo escribiendo esta carta desde una prisión y El mismo atribuye la causa que es Cristo; lo cual el mundo simplemente pudiera acusar o juzgar como una consecuencia contraria, pero no lo es. Esa situación también es para la gloria de Dios.

Luego Pablo expresa muchas de las razones por las cuales los padecimientos por la causa son de bendición… entre ellos está el propósito de la Gracia “…(Jesucristo) el cual quitó la muerte y sacó a la luz la vida y la inmortalidad por el evangelio…” –En el cual entendemos que el propósito es más allá de lo que podemos percibir con nuestros sentidos. Y siendo de una importancia eterna en la que al padecer un poco, luego miles y millones serán salvos. Si usted encuentra obstáculos del enemigo en su camino a servir y obedecer a Cristo, esto es una señal de que el enemigo está molesto con su obra, lo cual es de dar gloria a Dios porque Dios está actuando.

Conclusión:

Qué pues hacer?

Deleitémonos en el Señor quien permite todas las cosas para bien!

Obedezcamos a Dios, hagamos su voluntad, la cual es tener una relación íntima con él; buscándole a toda hora y a todo momento.

* Este blog es una extensión de mensajes a Europa del ministerio Retornando a las Escrituras.

Anuncios