El poder del Espíritu en uno

Cita bíblica: 2 Timoteo 1:7

Introducción: En diferentes situaciones de la vida se ha preguntado qué hacer y cómo reaccionar frente a las vicisitudes? Ya sea asuntos familiares, problemas económicos o interacción social. En mensajes anteriores el Señor viene hablándonos de su poder, de la fe que debemos tener en El, de la confianza y aun del carácter que debemos mantener y adquirir para vivir en responsabilidad.

Cuerpo: En este versículo, Pablo le recuerda a Timoteo lo que Dios le ha dado.

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía…”= Esto se refiere a la valentía que Dios ha puesto en uno de confiar a ciegas, creer sin dudar y recordarnos día a día a nosotros mismos lo que es la verdad de Dios; y esto es que Dios es todo poderosos, Dios es invencible, Dios es nuestro protector, nuestro salvador, nuestro Señor… En la versión en inglés, este pasaje dice “… no nos ha dado Dios espíritu de timidez…” –el significado no cambia pero se amplía aún más; porque la valentía es algo que viene del regalo de Dios en nuestras vidas, y no solo hay que aceptarlo sino también cuidarlo.

“…,sino de Poder…”= esto es el poder del Espíritu Santo. Su autoridad y su poderío. Esto bien lo sabemos que es el Espíritu viviendo en nosotros, dándonos la capacidad de actuar y tener el éxito en lo que sea que Dios nos mande y nos dé.

“…de amor…” = esto es de amar a otros como Cristo nos amó; pero también de recordarnos que somos amados por Dios. Como lo dice su palabra “Nada nos puede separar del amor de Cristo”.- Romanos 8. Esto nos equipa día a día con las fuerzas necesarias para confiar plenamente en nuestro Señor!

“…y de dominio propio…” esto es la auto disciplina. Pero tengamos en cuenta la responsabilidad que esto conlleva, que es un acto propio; tomar acción en las situaciones de acuerdo al propósito de Dios. Su auto disciplina es tomar decisión propia.

 

Conclusión:

Qué pues hacer?

Meditemos una y otra vez en lo que Dios nos has dado, en lo que él nos ha prometido, en lo que él ha compartido con nosotros.

Obedezcamos a Dios, hagamos su voluntad, la cual es tener una relación íntima con él; buscándole a toda hora y a todo momento.

* Este blog es una extensión de mensajes a Europa del ministerio Retornando a las Escrituras.