Contentamiento en la voluntad de Dios

Cita bíblica: 1 Timoteo 6:3-10

Introducción: Muchas veces hemos escuchado que las riquezas materiales son un signo de bendición; también hemos escuchado que el ser pobre es una maldición… pero que dice la biblia al respecto?

Cuerpo: Veamos hermanos que este pasaje nos habla de tres cosas fundamentales:

  1. Que la enseñanza debe ser siempre conforme a la piedad; en mensajes pasados el Señor nos ha enseñado que la prédica debe ser acerca de la misericordia y sacrificio de Cristo quien es nuestro Salvador. Aquí Pablo incluso exhorta a conformarnos con ello. Entendamos que es más que suficiente!
  2. Debemos apartarnos de quienes enseñen otra cosa; aquí Pablo explica que quienes enseñan otra cosa diferente a la sana doctrina están ciegos, envanecidos en su concupiscencia y en corrupción, privados de la verdad (esto es sin poder ver la verdad, por lo tanto solo ven mentiras). Estos caen en tentación y lazo, veamos que el lazo es esclavitud.
  3. Teniendo sustento y abrigo estemos contentos. El Señor sabe lo que necesitamos pero nuestra fe debe ser para salvación y amor al Señor por quien es El, no por lo que él nos da.

Son las riquezas malas en nuestra vida?

Depende; si usted es de esas personas que lo único que hace es pensar en riquezas, posiblemente el Señor le evita por su bien, para que no se envanezca. Recordemos hermanos que la biblia habla de que el obrero es digno de su salario, y las bendiciones del Señor son hasta que sobre abunde; pero enfocarnos en las bendiciones materiales es lo incorrecto.

 

Conclusión:

Qué pues hacer?

El mandato a estar contentos  es el hecho de estar agradecidos con el Señor. Le invito a que tome su tiempo y medite en las maravillas de Dios en su vida, y se dará cuenta que el dinero no puede comprar lo mejor de su vida.

 

Ejemplo:

-Gracias Señor por:

La comida, porque tengo donde dormir, porque mi familia está bien, por la salud, por mis manos, por mis ojos, porque tengo una iglesia, porque tengo tu palabra, porque me permites orar, porque eres Dios, por tu salvación, por tu amor, por el entendimiento, por la fe, etc…

 

Vea hermano (a), entre más medite, mas dará gracias! Y todo ello es digno de contentamiento en complacencia al Señor.

 

Obedezcamos a Dios, hagamos su voluntad, la cual es tener una relación íntima con él; buscándole a toda hora y a todo momento.

* Este blog es una extensión de mensajes a Europa del ministerio Retornando a las Escrituras.

Anuncios